Montse y la leyenda del petirrojo


Erithacus rubecula


Hoy os voy a contar un cuento, mejor una leyenda.....

rase una vez....


hace ya muuuuchos, muuuuchos años, en la época del emperador Tiberio, había una pareja de pajaritos, pequeños, pequeñitos con sus plumas pardas, casi grises, custodiando a su pequeño hijo al lado de su nido que estaba en un gran árbol cerca de las murallas de Jerusalén . Le estaban contando que Dios creó el mundo y a los animales y con ellos a los pajaritos como ellos, pero que entonces sus plumas eran todas rojas y que eran extremadamente bellos, tanto que se convirtieron en los pájaros más presumidos de todos y Dios se enfadó muchísimo y  convirtió todas sus rojas plumas en plumas de color pardo y les dijo "para ser otra vez bello, deberás ganarte tus rojas plumas". Nunca supieron cómo hacerlo y desde aquel momento fueron pájaros de color pardo, sin belleza. El padre petirrojo le contó que Dios les había castigado por ser tan presumidos.

El pequeño petirrojo pensó que no estaba mal ser de color pardo, que todos los colores del mundo eran bonitos y que la belleza existía en todas partes...

El nuestro pequeño pajarito empezó a hacer sus primeros vuelos, primero cortitos y poquito a poquito fue alejándose cada vez más del nido a escondidas de sus padres. Un día llegó tan... tan lejos que estaba muerto de miedo, pero entonces en lo alto de una colina vio tres cruces, nunca había visto nada igual y la curiosidad le pudo. Se acercó y vio a tres hombres atados a esos árboles sin ramas y cruzados, pero de los tres se fijó en uno que estaba clavado y además llevaba una corona de espinas que le hacia daño en la frente y se apiadó de él.  Pensó que aunque era demasiado pequeño para sacarle los clavos, lo que quizás sí conseguiría sería sacarle alguna de las espinas que se le clavaban en la frente y reuniendo todas las fuerza que le quedaban después de volar tan lejos, fue sacando una a una las espinas.  Cuando ya estaba a punto de desfallecer por el esfuerzo que hizo una gota de sangre
le cayó en las plumas del pecho y el hombre al que había ayudado le susurró que en premio a su piedad esa gota de sangre embellecería su plumaje y el de toda su estirpe. Fue así como los petirrojos ganaron de nuevo su bello plumaje rojo en su diminuto pecho



En varias partes del foro habéis leído que los pajaritos de Ertal77 me encantaban, que me parecían una cucada, pues, mis niñ@s, me quedé corta, cortísima.  Pues, hoy, el cartero el que me pregunto si yo era yo, hoy me lo ha vuelto a preguntar, (a ese señor le voy a hacer comer "cues de pansa" o como dicen en castellano "rabos de pasa" que dicen que favorecen la memoria) y me ha traído un sobre con una joya, esta joya:




Si pensaba que eran bonitos, ahora estoy segura que que son divinos y tan tan chiquitines que no os lo podéis imaginar, bueno os digo que he sacado la lupa, para que os hagáis una idea.... (soy INCAPAZ de  sacar una foto mínimamente digna) (modifico la foto, creo que mejorada el 12/2/12)

GRACIAS, MONTSE
estoy emocionada
de verdad
GRACIAS
Su Etsy



Su blog



No quiero acabar la entrada sin deciros que he puesto la leyenda porque la encuentro bonita, en ningún caso pretendo adoctrinar a nadie, ni en religión, ni en moral, ni en nada, que ya somos tod@s mayorcit@s para que nadie nos adoctrine y aquí venimos a hablar de minis, claro que a menudo os cuelo algún poemilla que otro, no?


Besitos 

12 comentarios:

  1. Me encantan las leyendas y la que tú has contado es preciosa. Me la guardo, con tu permiso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me gustan, pero es un refrito, de varias que he ido encontrando por Internet, así que no creas que es la "versión oficial" es una adaptación "made in mafalda" ^_^
      Besitos

      Eliminar
  2. Hola guapa,
    tu blog me encanta .Besitos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Duendes, es todo un reto para mí este blog, y una sorpresa tener seguidores que tengan la santa paciencia de leerme, porque sé que me enrollo mucho... pero es que tengo unos seguidores que no me merezco, con una paciencia como la de Job.
      Besitos

      Eliminar
  3. Beautiful story thanks for sharing. The robins of Montse are fantastic. She is an artist of birds :)
    Hugs Maria

    ResponderEliminar
  4. carmen ha dejado un nuevo comentario en su entrada "Montse y la leyenda del petirrojo":

    que bonitos bichos y que bonita entrada!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se había borrado el comentario, recuperado de mi e-mail

      Eliminar
  5. Ay, Maria Àngels, pero qué historia más bonita!! No la oía desde que era pequeña y, la verdad, es que ya no la recordaba. Me alegra que mis pajaritos te la hayan recordado y la hayas compartido con nosotros. Un abrazo bien fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si en el fondo todas somos unas nostálgicas.... Gracias de nuevo, cielo y nos vemos en un día y medio. Ainnnnnssss que ganas

      Eliminar
  6. Ya conocia la leyenda y siempre me pareció de lo mas tierna...Gracias por recordarmela.Un beso

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien conocía la leyenda que es preciosa,ahora podrás disfrutar de esos preciosos pajaritos de Ertal,que los disfrutes!!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo no la conocia , me ha parecido muy bonita . Felicidades por los pajaritos son una monada . Montse es una artista pajaril
    Besos

    ResponderEliminar