Elena y las Mil y una Noches

Elena en el País de las Mil y Una Noches


Las leyendas son historias tradicionales que incluyen a menudo elementos sobrenaturales. Para escribir  esta entrada me he inspirado el la leyenda de la alfombra mágica o voladora de los cuentos de las mil y una noches. Una alfombra tan mágica como lo son las manos de nuestra Laborillas particular, de nuestra Elena.


“¡Pero te has olvidado ¡oh efrit! de extender desde la puerta de mi palacio a la del sultán una gran alfombra que permita que mi esposa no se canse los pies al atravesar esa distancia!” Y contestó el genni: “¡Oh dueño de la lámpara! tienes razón: ¡Pero eso se hace en un instante!” Y efectivamente, en un abrir y cerrar de ojos se extendió en el espacio que separaba ambos palacios una magnífica alfombra de terciopelo con colores que armonizaban a maravilla con los tonos del césped y de los macizos.
Entonces Aladino, en el límite de la satisfacción, dijo al efrit: “¡Todo está perfectamente ahora! ¡Llévame a casa!” Y el efrit le cogió y le transportó a su cuarto cuando en el palacio del sultán los individuos de la servidumbre comenzaban a abrir las puertas para dedicarse a sus ocupaciones.
Y he aquí que, en cuanto abrieron las puertas, los esclavos y los porteros llegaron al límite de la estupefacción al notar que algo se oponía a su vista en el sitio donde la víspera se veía un inmenso meidán para torneos y cabalgatas. Y lo primero que vieron fue la magnífica alfombra de terciopelo que se extendía entre el césped lozano y sacaba sus colores con los matices naturales de flores y arbustos. Y siguiendo con la mirada Aquella alfombra, entre las hierbas del jardín milagroso divisaron entonces, el soberbio palacio construido con piedras preciosas y cuya cúpula de cristal brillaba como el sol. Y sin saber ya que pensar, prefirieron ir a contar la cosa al gran visir, quien, después de mirar el nuevo palacio, a su vez fue a prevenir de la cosa al sultán, diciéndole: “No cabe duda, ¡oh rey del tiempo! ¡El esposo de Sett Badrú’l-Budur es un insigne mago!»
Y la historia viene a cuento porque hoy, mi amigo, el de los rabos de pasa, que debe habérselos comido, porque ya sabe que yo soy yo, me ha traído un sobre que debe haber llegado con una alfombra voladora desde Logroño..... Sí, de nuestra niña "que es como las amapolas, siempre mirando hacia arriba". De Elena. Laborillas


Y no sé si habrá venido el sobre en una alfombra voladora o no, lo que sí que os puedo asegurar que que dentro de un sobre tan pequeño había una alfombra tan mágica que sólo Elena podría hacerla. Una Gran Joya, una Pequeña Alfombra.
Mirad....


Además, como os conté soy nieta de "modistilla"  y mi abuela que era una perfeccionista en la costura, aunque su nieta haya salido negada, me enseño a valorar mucho los detalles que no se ven pero que son la firma de una buena profesional. Yo que me conformo con que sólo salga "vistoso" y más vale que mis labores no se les dé la vuelta... he quedado anonadada de la perfección de su trabajo. Mirad el borde de la alfombra, la rectitud de los flecos.... Elena, sé que esto no se enseña, pero cuando se hace tan bien, debe enseñarse la calidad por todos los lados, mi alma.. Además yo nunca había tenido una alfombra mini en las manos, pero al verla, he visto el entramado de la tela tan chiquitín  y los hilos tan finillos. Elena que Santa Lucía te conserve la vista, porque la utilizas para hacer magia con la aguja y dar felicidad a quienes te rodean.



Pero no sólo me llegó una alfombra mágica, también llegó otra joyita



Y esta también se debe mirar por todos los lados, porque es perfecta, fijaros en cómo está hecha la esquina, yo que "tapicé" mis sofás "reales" os puedo decir para hacer las esquinas me las vi y me las deseé, y eso que es grandote y después fijaros también en el bordado blanco, apenas perceptible a la vista, si más no, a la mía, pero está y se nota. Cuando mi vista era buena, hacía punto de cruz y de las cosas más difíciles era bordar con colores muy parecidos al tejido y la otra era mezclar en una misma zona una gama del mismo color en diversos tonos en una zona pequeña... O sea, Elena, que eso que en la entrada de tu blog que le dedicas a este conjuntito al que llamas sencillo , no me hagas reír que de sencillo no tiene nada....


Y lo que me encantó, fue que Elena 
me dedicó la mejor de sus sonrisas:



Y Elena, no me gusta, 
lo ADORO, 
y TU SÍ 
que me has hecho sentir muy feliz y emocionada
Y espero ansiosa que llegue el día en que podamos
conocernos en la vida real,
aunque para mí nuestra amistad 
ya es muy, muy real.

8 comentarios:

  1. Los regalos que te han llegado son preciosos, el punto de cruz es mi pasión y he de reconocer que soy negada para la costura, pero esto es otro arte diferente.
    La sonrisa está estupenda, es todo un detalle.
    Un abrazo
    Maite

    ResponderEliminar
  2. non ho capito la leggenda perché google traduce che sembra di leggere in arabo...... comunque i tuoi regali sono meravigliosi!!!!!
    Un bacio
    Luisa

    ResponderEliminar
  3. Gran trabajo de una gran amiga sin lugar a dudas¡¡¡
    Enhorabuena por el precioso regalo, he ido haciendo lo que decias, fijandome y si¡¡¡ es impecable,jejej
    Un besito a las dos
    Susi

    (Me encanta como escribes)

    ResponderEliminar
  4. Congratulations on these amazing beautiful works. Enjoy these treasures.
    Hugs Maria

    ResponderEliminar
  5. solo es un pequeño detalle que parece mas grande segun lo cuentas ... es un gusto leer tus entradas palabrita que eres de las pocas personas que me ponen los pelos como escarpias y me dejas "toca " para todo el dia ........
    montones de besines

    ResponderEliminar
  6. Felicidades, Elena es una artista con el punto de cruz y con todo lo que hace, además de ser una gran persona!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Empezaré diciendo que la imagen que has puesto me encantaaaaaaaa, que tu entrada es...........¿por qué no te dedicas a escribir libros tambien?, que podrías y que los trabajos de Elena son increibles y perfectos. El puntazo del pié del escabel, es eso, un puntazo. Besos guapi.

    ResponderEliminar